compartir en:

Cerca de 150 trabajadores de lavado de autos fueron estafados por la empresa Tropical Breeze Car Wash ("Brisa Tropical"), con el robo de más de $500,000 en salarios y beneficios, informó el Fiscal General de Nueva York, Eric Schneiderman quien busca restitución, daños y sanciones por un total de $ 1.6 millones.

Al respecto, este jueves fue presentada una demanda en el Tribunal Supremo del Condado de Brooklyn contra el dueño Benno Gmuer; y sus gerentes, Philip Gmuer y Gregory Gmuer.

“Todo trabajador merece un salario justo por cada día de trabajo. Sin embargo, alegamos que Tropical Breeze Car Wash desvergonzadamente engañó a los trabajadores en todo momento”, dijo el Fiscal General.

Según el documento expedido por Schneiderman, la compañía estafó a más de 150 ‘carwasheros’ con más de 540 mil dólares en salarios y beneficios, además de que no pagó su parte justa de seguro de desempleo y contribuciones de compensación laboral.

El demócrata advirtió a los empleadores ‘inescrupulosos’ que “si explota a los trabajadores, lo llevaremos ante el tribunal y nos aseguraremos de que le pague a cada trabajador cada dólar que se le debe".

Al menos del 1 de enero de 2012 al 1 de enero de 2018, Tropical Breeze pagaba rutinariamente menos que lo establecido por la ley a los empleados por horas que trabajaban, incluyendo horas extra, tiempo de espera en el lugar para el lavado de autos para abrir, y tiempo cortado deliberadamente de las tarjetas de tiempo de los empleados, de  acuerdo a una investigación realizada por la oficina del Fiscal General.

DEMANDA

Como se alega en la demanda, Tropical Breeze no pagó a los empleados por una hora adicional con salario mínimo cuando los días laborables de los empleados superaron las 10 horas, de acuerdo con el requisito de tiempo extendido. Tampoco les pagó por al menos cuatro horas de trabajo cuando los empleados eran informados que trabajarían, pero fueron enviados a casa temprano, lo que se conoce como "pago por llamado". Además, la compañía negó el reembolso de los trabajadores por uniformes obligatorios y no proporcionó con licencia por enfermedad ganada.

También se argumenta que la empresa de lavado de autos mantuvo registros de trabajadores engañosos y deficientes, manteniendo ilegalmente dos sistemas de nómina por separado: uno para empleados "en el libro", que constituían solo alrededor de un tercio de la fuerza laboral, y otro para empleados "fuera de los libros", que constituían la mayoría del personal.

La compañía, según la demanda, tampoco proporcionó información a ninguno de sus trabajadores sobre su tasa de pago, conocida como avisos de salarios, y nunca proporcionó información a sus empleados que no estaban en sus libros sobre sus salarios semanales y deducciones relevantes, conocidas como declaraciones de pago.

Finalmente, se alega que Tropical Breeze presentó repetidamente documentos con el Estado de Nueva York que informaron menos de sus gastos de nómina y número de empleados a fin de evitar pagar las cotizaciones completas del seguro de desempleo y las primas de compensación laboral.

LIMPIAR LA INDUSTRIA

Un comunicado expedido por la oficina del Fiscal General de NY informó que hasta la fecha se han recuperado más de $30 millones en salarios robados para más de 21,000 trabajadores en todo Nueva York desde 2011.