compartir en:

El pasado martes la nueva secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, prometió acabar con el grupo delictivo de la Mara Salvatrucha, quien está causando terror  entre los estadounidenses.

 “Un mensaje para los 10,000 miembros de la MS-13 en nuestro país al día de hoy: Vamos por ustedes. No se pueden esconder. No pueden escapar de la justicia”, escribió Nielsen a través de su Twitter.

De igual modo, el Departamento de Seguridad Interna (DHS) y el de Justicia (DOJ) informó el día miércoles la desarticulación de la pandilla que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

El operativo denominado Operation Raging Bull se ejecutó en dos fases y se concentró en pandilleros peligrosos al igual que en sus redes financiaras globales.

La agencia presentó el pasado septiembre los resultados de la primera etapa que concluyó con 53 detenciones en El Salvador luego de una investigación que duró 18 meses.

La segunda etapa se ejecutó en territorio estadounidense entre el 8 de octubre y el 11 de noviembre y concluyó con la captura de 214 miembros de la MS-13.

“Este trabajo en conjunto no es nuevo. Es algo que hacemos los departamentos encargados de hacer cumplir las leyes”, dijo el director adjunto de la Patrulla Fronteriza, Scott Luck.

“Espero que sigamos colaborando para contrarrestar, no solo esta amenaza, sino cualquier otra”, agregó.