compartir en:

Miles de inmigrantes liberianos temen por su situación, ya que en los próximos días podrían ser deportados a su país, luego de que el presidente Donald Trump, terminara con la protección que hace 20 años les otorgó Bill Clinton, tras huir de la guerra Civil de su país.

Con las nuevas medidas impuestas por la administración actual, a partir del 1 de abril todos los liberianos que hayan gozado de dicha protección estarán sujetos a deportación.

De acuerdo con cifras oficiales al menos 10 mil personas provenientes de Libia habitan en Staten Island y de ellos 800 corren el riesgo de deportación.

La concejal Debi Rose, se unió a grupos liberiano-estadounidenses para celebrar una reunión pública el martes de cara a la fecha límite del 1 de abril.

“Cientos de liberianos pronto se enfrentan a una opción escalofriante: dejar a sus hijos y regresar a Liberia, o perder la autorización de trabajo y vivir en las sombras.  Estos son nuestros vecinos en la orilla norte. Hago un llamamiento al Presidente para que amplíe la DED, como lo han sido sus predecesores de ambas partes”, escribió en Twitter la concejal. 

"Hemos estado pagando impuestos y, por supuesto, necesitamos obtener una tarjeta de residencia porque para este momento deberíamos calificar para una tarjeta de residencia”, alegó uno de los afectados.

Los miembros de la comunidad tienen la esperanza de que una demanda podrá impedir que el gobierno de Trump ponga fin a las protecciones. Si este recurso legal no prospera, se estima que muchos permanezcan indocumentados en Estados Unidos, con la oportunidad de poder argumentar sus casos en una corte de inmigración.