compartir en:

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos se han incrementado las redadas contra inmigrantes, por tal motivo algunos estados se han unido para proteger a los más vulnerables.

Recientemente la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, dio a conocer que el estado deja de colaborar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés).

De acuerdo con medios locales Bottoms firmó una orden ejecutiva donde pide que todos los detenidos por ICE sean transferidos de la cárcel de la ciudad tan pronto como sea posible.

 “Atlanta ya no será cómplice de una política que inflija intencionalmente miseria a una población vulnerable”, dijo Bottoms en una conferencia de prensa en el Ayuntamiento momentos antes de firmar su orden ejecutiva. “Como el lugar de nacimiento del movimiento por los derechos civiles, estamos llamados a ser mejores que esto”.

Asimismo, la alcaldesa informó que se proporcionarán viajes y comidas gratuitas a las familias inmigrantes que fueron separadas en la frontera sudoeste, esta ayuda se dará a través de una asociación con Uber y un par de organizaciones benéficas católicas y luteranas.