compartir en:

El Departamento de Salud de Nueva York y el gobernador Andrew Cuomo, anunciaron la utilización de la tecnología conocida como AOP, que funciona para eliminar el dioxano en el agua potable. La autorización fue dada por la Autoridad del Agua del Condado de Suffolk  y será empleada evitar que sustancias peligrosas se encuentren en el agua, mismas que por lo general están en todas las aguas subterráneas de la zona de ese condado y que no se pueden eliminar con un tratamiento de aguas convencional.

 “En Nueva York dimos un paso adelante para proteger y preservar los recursos de agua potable en ausencia de normas federales eficientes. Continuaremos trabajando para eliminar todo tipo de sustancias químicas que afecten la salubridad del agua potable de la ciudad”, aseguró Cuomo.

Al respecto, el Comisionado del Departamento de Salud, el Dr. Howard Zucker, mencionó que “a medida que nos enfrentamos a una contaminación del agua inminente, la necesidad de este tipo de tecnología es necesaria para asegurar que el tratamiento de agua potable sea eficiente para la protección de la salud de los citadinos; además, representa una oportunidad para encontrar nuevos caminos de tratamientos en sistemas de aguas en todo Nueva York”.

Según las autoridades, la principal fuente de contaminación del agua potable en Long Island, se debe al uso industrial caracterizado por utilizar disolventes en los procesos de producción.

Esta nueva tecnología representa una inversión histórica para la Infraestructura de Agua Limpia del estado, que abarca cerca de 10 mil sistemas públicos de agua potable de Nueva York.
De igual modo, dicha inversión funciona para la construcción de proyectos para la infraestructura de agua potable y el tratamiento de emergencia para el agua potable, y proporciona recursos para investigar y mitigar contaminantes emergentes, para de esta forma asegurar el acceso a agua limpia a todos los neoyorquinos.

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/fuente-de-agua-potable-fuente-1340243/