compartir en:

Llegó el día en que la selección femenil de futbol de los Estados Unidos hizo su recorrido en la Gran Manzana y como era de esperarse los neoyorquinos las recibieron con gran jubilo y reconocimiento, entre ellos el Alcalde Bill De Blasio y el Gobernador Andrew Cuomo.

Las campeonas mundialistas iniciaron su recorrido en Canyon of Heroes en el bajo Manhattan y transitaron por la calle Broadway para terminar con un homenaje oficial en la alcaldía.

El alcalde y el gobernador olvidaron un rato sus diferencias para desfilar con estas jugadoras que se coronaron en Francia el pasado domingo, más tarde Bill De Blasio les entregaría las llaves de la Ciudad.

“La más grande ciudad en el mundo celebra al más grande equipo en el mundo", escribió en Twitter De Blasio.

Asimismo, Cuomo utilizó de ejemplo a las bicampeonas mundiales por la lucha de igualdad por la paga en relación a los hombres, ya que actualmente tiene una demanda contra la Federación de Fútbol de Estados Unidos precisamente porque haya igualdad de paga, ya que las mejores jugadoras del equipo femenino solamente ganan el 38 por ciento de los salarios de los mejores jugadores del equipo masculino. 

El gobernador aseguró que en la ciudad habrá cambios.

“Si no le pagamos a la mujer lo que le pagamos a los hombres no tendrás un lugar en Nueva York. Firmaremos una ley que establezca pagos igualitarios, dijo Cuomo.

Asimismo, la capitana Megan Rapinoe, destacó el esfuerzo del equipo para promover la igualdad salarial y animó a los "fans" a luchar por esta igualdad.

Rapinoe, quien también fue designada como la mejor jugadora del Mundial femenino y de llevarse la Bota de Oro de máxima goleadora, alentó a los espectadores a ser mejores, amar más y odiar menos.

“Tenemos que ser mejores. Tenemos que amar más, odiar menos. Tenemos que escuchar más y hablar menos. Debemos saber que esto es responsabilidad de todos, de cada persona aquí, de cada persona que no está aquí, de cada persona que no quiere estar aquí, de cada persona que está de acuerdo y de que no está de acuerdo”.