compartir en:

La iniciativa por cerrar Rikers viene desde marzo de 2017, pero hasta ahora se está volviendo realidad gracias a que el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y el Ayuntamiento de la ciudad llegaron a un acuerdo para reemplazarla y modernizar tres instalaciones de la ciudad, uno en Manhattan, Brooklyn y Queens, respectivamente, junto con la construcción de un nuevo sistema penitenciario en el Bronx, en Mott Haven.


Rikers, Wikimedia Commons

El acuerdo reforzó las intenciones del alcalde por reformar el sistema judicial de Nueva York y propone que el sistema penitenciario sea más pequeño, seguro y justo, además, significa un gran avance en las negociaciones para el cierre total de Rikers. 

“En colaboración con el Ayuntamiento, podemos seguir adelante con la creación de un sistema basado en un proceso penitenciario más pequeño y seguro. La propuesta es que los procedimientos de justicia penal se vuelvan humanos, rehabilitadores y personales, pues los reclusos podrán estar cerca de sus comunidades”, dijo de Blasio.

Entre otras propuestas se encuentra el programa para fomentar el tratamiento y no el encarcelamiento hacia personas que tienen problemas con el abuso de sustancias, priorizando un enfoque humano y respetuoso en la detención de los inculpados.

Según el alcalde, estos cuatro centros representan una oportunidad para mejorar la rehabilitación y la reinserción definitiva del sujeto a la sociedad; además de crear un ambiente de trabajo más seguro para los oficiales. 

La cárcel del Bronx

Ante la reciente iniciativa por construir un centro penitenciario en el Bronx, el alcalde anunció que atenderá de primera mano las inconformidades que puedan aquejar a la comunidad. Por otro lado, reiteró que la construcción en ese lugar busca cambiar el enfoque en el tratamiento de los procesos penales, para hacerlo más humano y equitativo, mediante un sólido proceso de participación de la comunidad.

Los cuatro centros

Según el plan  del alcalde, para que el cierre de Rikers tenga lugar, los centros destinados a la remodelación deben pasar una revisión pública, que se conoce como Procedimiento de Revisión de Tierra Uniforme  (ULURP, por sus siglas en inglés), y que incluye una audiencia y recomendaciones de la junta comunitaria local, del presidente del municipio, del Ayuntamiento y de la Comisión de Planificación Urbana.

Fuente de las imágenes: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Rikers_Island.jpg https://commons.wikimedia.org/wiki/File:USGS_Rikers_Island.png