compartir en:

Pese a la alerta de sarampión que se vive en Nueva York, dos escueles del condado de Brooklyn hicieron caso omiso de lo dicho por el alcalde Bill De Blasio, y siguieron operando normal, por lo que el gobierno municipal tuvo que ordenar su cierre.

Versiones oficiales, indican que las instituciones religiosas violaron la orden de emergencia sanitaria del Departamento de Salud.

Las dos Yeshivas (escuelas religiosas) en el sector de Bedford-Stuyvesant, permanecerán cerradas hasta que funcionarios municipales revisen y aprueben un plan de acción correctivo.

Cabe mencionar que el mismo alcalde indicó que personas que radican o trabajan en dicho condado deberán estar vacunados, de lo contrario enfrentarán multas de hasta $1,000 dólares. 

Hasta el momento, 57 personas han recibido multas por incumplir dicha orden.

No