compartir en:

El Hotel Trump, en la ciudad de Washington, fue punto de reunión de cientos de personas que protestaron en contra de la violencia sexual durante el gobierno del polémico presidente estadounidense, Donald Trump.

La manifestación fue organizada por diversos grupos que conforman la comunidad lésbico, gay, bisexual y transgénero (LGTB). Sin embargo, lo que se esperaba como una auténtica protesta se convirtió en una fiesta gracias a los cánticos las de las personas ahí reunidas y vestimentas multicolores, además de confeti biodegradable.

“La protesta sirve para elevar las voces de los supervivientes y para reclamar la autonomía de nuestros cuerpos”, declaró uno de los organizadores.

Desde que Trump llegó a la presidencia de Estados Unidos, grupos minoritarios, entre ellos el LGTB se han visto amenazados por las políticas del mandatario, así como comentarios ofensivos por parte del presidente desde su etapa de campaña.

Una de las decisiones más controvertidas de Trump fue su postura de no permitir que personas transgénero y transexuales se alisten en el ejército estadounidense, aunque esta medida ha sido detenido en los tribunales.

“Trump busca silenciar y dejar de lado a numerosos individuos, especialmente a gente homosexual y transexual, afroamericanos, inmigrantes, trabajadores de la industria del sexo y personas con discapacidades, los cuales sufren mayores niveles de violencia sexual”, denunció WERK, una de las organizaciones que convocaron a la protesta.