compartir en:

Este martes el Departamento de Policía de Nueva Jersey informó sobre la muerte de un padre, su hijo y un empleado de una gasolinera ubicada en Wayne, Nueva Jersey.

Un testigo relató que el empleado yacía aplastado mientras que el padre y el hijo se encontraban a bordo de otro automóvil pero ya no se movían.

“Supe de inmediato que no había nada que pudiera hacer para ayudarlos”, agregó el testigo.

Se identificó al conductor como Jason Vanderee, un joven de 29 años que aparentemente se encontraba bajo los efectos de opioides.

Jason no presentaba ninguna herida por el accidente, pero se encontraba sin respiración, por lo que agentes de emergencias usaron Naloxone para revivirlo. Cuando recobró la conciencia fue arrestado con cargos de homicidio agravado, así como el uso de estupefacientes al conducir.

El padre e hijo asesinados fueron identificados como Jon Warbeck de 50 años, su hijo Luke de 17 y el empleado Lovedeep Fatra de 23.