compartir en:

La comunidad inmigrante de Tennessee, está consternada por el fallecimiento de una mujer hispana, madre de tres hijos que murió mientras esperaba recibir un trasplante de corazón.

De acuerdo con el portal Mundo Hispánico, el hospital que recibió a Petra Rayo,  no aceptó realizar la cirugía por su condición de indocumentada.

La mujer de 23 años y que es de origen mexicano, llegó al hospital en estado de vida o muerte ya que su corazón solo funcionaba a su mínima capacidad.

“Me dijeron que la llevara a México. Que no la iban a atender porque era indocumentada”, aseguró su esposo, quien acusó al TriStar Centennial Medical Center, de Nashville, de no atender a su mujer porque era indocumentada y no tenían dinero.

Al ser rechazados del hospital, sus familiares buscaron otra opción y llegaron a al Vanderbilt University Medical Center, donde les fue informado que para salvar la vida de Petra era necesario pagar 1 millón de dólares.

Su familia y la comunidad inmigrante de la ciudad logró recaudar más de ocho mil dólares para salvar su vida de Petra, sin embargo el tiempo no fue suficiente y la joven murió el pasado domingo.