compartir en:

Una coalición que defiende los derechos de los inmigrantes presentó una demanda colectiva contra el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos por “abusos atroces” y “condiciones inhumanas” contra 92 somalíes en un intento fallido de deportación.

La demanda de cuatro grupos, entre ellos Estadounidenses por la Justicia de los Inmigrantes y la Clínica de Inmigración en la Facultad de Derecho de la Universidad de Miami, solicita una orden de restricción temporal contra el ICE.

DETALLES

Los 92 somalíes fueron expulsados el pasado 7 de diciembre, pero su avión nunca llegó a Somalia. El vuelo aterrizó en Dakar, la capital de Senegal, y debido a problemas logísticos fue regresado a Estados Unidos.

En un comunicado emitido un día después, ICE argumentó que se le notificó que una tripulación de vuelo no podía "descansar lo suficiente debido a problemas con su hotel en Dakar", por lo que el avión y los detenidos permanecieron estacionados en el aeropuerto.

"Se exploraron varias opciones logísticas, y finalmente ICE decidió reprogramar la misión a Somalia y regresar a Estados Unidos”, percisó el ICE.

ACUSACIÓN

La demanda señala que durante el viaje de casi 48 horas, el ICE encadenó a los inmigrantes somalíes en sus muñecas, cintura y piernas y los obligó a permanecer sentados.

Mientras el avión permaneció estacionado 23 horas, agentes de ICE “patearon, golpearon, estrangularon y arrastraron a algunos detenidos por el pasillo del avión y pusieron a otros en camisa de fuerza”.

También se les negó el acceso a un baño, lo que obligó a algunos a realizar sus necesidades en botellas o en ellos mismos.

El grupo de 92 somalíes actualmente está detenido en dos centros de reclusión en el área del sur de Florida, el centro de procesamiento de servicios Krome y el centro de detención de Glades. El ICE ha indicado que intentará deportarlos el miércoles 20 de diciembre.

Pero los grupos que defienden a las inmigrantes aseguran que si los detenidos regresan a Somalia, corren el peligro de ser blanco del grupo terrorista antiestadounidense Al Shabab.

Según los grupos, los ataques de Al Shabab se enfocan en civiles somalíes a quienes considera enemigos que están ayudando a crear lo que Estados Unidos ha declarado como "una de las peores crisis humanitarias en el mundo" al renovarles el Estatus de Protección Temporal (TPS) para ciertos ciudadanos.