compartir en:

De acuerdo con el Hospital de Salud Mental de Tijuana, mensualmente recibe entre cuatro y cinco pacientes que son recién deportados, sin embargo la cifra está muy por debajo cuando en 2016 hubo poco más de 39 mil repatriados a través de la frontera San Diego - Tijuana, reportó El Universal.

La directora médica del Hospital de Salud Mental en Tijuana, Marcela Romo, estima que al menos uno de cada cinco deportados que llegan a la institución tiene algún problema en su salud que no ha sido atendido y que está relacionado principalmente con la depresión o la ansiedad. La doctora tiene una especialidad en geriatría, pero además realizó un estudio sobre el impacto en la salud mental de los migrantes de tercera edad que son deportados.

Algunas de las conclusiones son que la principal afectación es el haber salido forzadamente del país pero también la separación familiar y el proceso de adaptación a una vida distinta de la que tenían en Estados Unidos. “Llegan con nosotros con depresión y ansiedad, pero además tienen el combo de las demás enfermedades como diabetes, presión alta, obesidad. Sí hay un impacto muy importante independientemente de si se van o si se quedan”, afirmó Marcela Romo. La llegada de Donald Trump también es parte del problema.

En el hospital han detectado un aumento en el impacto en la salud mental de los migrantes, por todos aquellos que son deportados y que ahora creen que tienen menos posibilidades de poder regresas a sus hogares, del otro lado de la frontera