compartir en:

El estudiante Marco Antonio Sánchez no ha podido declarar sobre qué pasó antes, durante y después de ser arrestado por policías de la Ciudad de México debido a que su estado de salud no es favorable, según informa el Instituto de Ciencias Forense del Tribunal Superior de Justicia capitalino.

Sin embargo, en redes sociales comenzaron a circular imágenes captadas la madrugada del 27 de enero donde se observa al joven tocar la puerta de un domicilio y murmurar algunas palabras inaudibles.

En los videos captados por las cámaras de vigilancia de la vivienda,  también se aprecia el momento en que, luego de un primer intento, el estudiante regresa al lugar y vuelve a llamar a la puerta. Después se escucha ladrar a unos perros y la voz de un hombre que le advierte se aleje de la propiedad o de lo contario llamaría a una patrulla.

Según Milenio, el día en que fueron filmadas las grabaciones Marco Antonio no presentaba los golpes con los que fue localizado horas después en el municipio de Melchor Ocampo, en el Estado de México.

La vestimenta que portaba el adolescente era similar a la que usaba cuando apareció cinco días después de su desaparición (domingo 28 de enero), a excepción del saco con el que se le ve en los videos.

FALLOS

Anteriormente, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó a través de un comunicado que las cámara de seguridad instaladas en la patrulla donde fue subido Marco Antonio el pasado 23 de enero, se encontraban averiadas desde el 8 de noviembre de 2017 debido a un corto circuito.

Cámaras de seguridad del C5 lograron captar cinco imágenes del momento en que el estudiante era subido a una patrulla para dejarlo libre calles más adelante, según difundió el procurador Edmundo Garrido.

Ante esta falla, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera indicó que la detención del adolescente de 17 años en Azcapotzalco provocará que se realice una revisión de los protocolos de actuación cuando se detenga a un ciudadano.

Y admitió que por los sistemas de videocámaras de las patrullas capitalinas no podrán ser renovadas debido al recorte federal al Fondo de Capitalidad.