compartir en:

En México, la perforación de ductos para el robo de combustible ha ido en aumento con el paso de los años, en el lapso de 2013 a 2017, se han registrado 28,736 tomas clandestinas en toda la República Mexicana, según datos de Petróleos Mexicanos (Pemex). Durante el periodo de 2007 a 2011, la empresa reportó 3,230 tomas clandestinas, pero el año anterior fue donde este crimen se agudizó: 10, 363 tomas clandestinas, un promedio a 28 perforaciones al día.

Estas cifras son el número más alto de perforaciones ilegales en la historia de la industria petrolera. El control de los huachicoleros representa para México un total de pérdidas de más de 20 mil millones de pesos, pese a la vigilancia y operativos de fuerzas federales, estatales y municipales, con la colaboración del Ejército y la Marina.

Para evitar esta actividad ilícita y además recuperar cerca de 11 millones de pesos, en 2025, Pemex ha puesto en marcha estrategias de seguridad con diferentes órganos de gobierno, como son el Servicio de Administración Tributaria (SAT), la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, la Procuraduría General de la República (PGR) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Con el fin de evadir los delitos de lavado de dinero, fraude comercial y evasión fiscal, se implementaron operativos en sistemas de transporte por ductos, monitoreo de las rutas así como sistemas de vigilancia por tierra y aéreos.

Sin embargo, estas medidas no han disminuido el negocio huachicolero, en cambio, se detectó una nueva concentración del delito en cinco entidades, las cuales son: Guanajuato, Veracruz, Puebla, Hidalgo y Tamaulipas.

Guanajuato encabeza la lista con mil 852 tomas, la mayoría en los municipios de Silao, Irapuato y León.

Puebla ocupa el segundo sitio, al sumarse mil 443 robos de hidrocarburo. Le siguen Tamaulipas, con 1100, Hidalgo, 1064 y Veracruz, con 1012.

Estas cinco entidades reúnen el 62% de las tomas clandestinas en la República Mexicana.

Pemex también reportó el aumento del ilícito en Michoacán, donde en el periodo del 2013 al 2017 el robo de ductos creció hasta en mil 60%

De igual forma, en la Ciudad de México se registraron 91 ordeñas sólo en 2017.

Fuente de imagen http://agencia.cuartoscuro.com/agencia/search.php