compartir en:

Este viernes, una pareja que llevaba 30 años viviendo en Estados Unidos, fue deportada a México.

Óscar y Humberta Campos, no contaban con historial criminal. La pareja residía en Bridgetown, Nueva Jersey.

Antes de partir a la ciudad de México desde el Bridgetown, Nueva Jersey, la pareja se despidió de sus amigos y familiares.

“No hay distancia, porque siempre los llevo en el corazón”, fueron las últimas palabras de Óscar.

La pareja tiene tres hijos, de 24, 22 y 16, respectivamente, todos son ciudadanos estadounidenses.

Fue el jueves cuando tuvieron una cita en una oficina de Inmigración y las autoridades ratificaron la orden de deportación aunque no se especificaron las racones de esta decisión.

En 1989, Campos cruzó la frontera hacia Texas, huyendo de la violencia que había en su natal Tamaulipas.