compartir en:

El incremento del precio del diésel marino, el monopolio de la distribución del combustible por parte del Gas Nieto y la eliminación del subsidio de 2.90 pesos por litro está hundiendo la captura del crustáceo, y por ende, la flota camaronera de Oaxaca, a pesar de que cuenta con 596.7 kilómetros de litorales costeros.

  “Hay un monopolio en la distribución del diésel marino, de tal manera que, si quiere se sujeta al precio de la oferta y la demanda, si no pone el precio que quiera. Como no hay quienes nos surtan no podemos recurrir a otros concesionarios”, informó el presidente de la Unión de Productores y Organizaciones de la Industria Pesquera del Estado de Oaxaca Asociación Civil, Anselmo López Villalobos, en entrevista con NVI Noticias.

Aunado a esto, los sismos permanentes que se registran desde septiembre del 2017, ha porovcado la escasez de los camarones, por lo que su pesca ha disminuido.

Sin embargo, pescadores oaxaqueñoa aseguran que otro asunto que perjudica su actividad es la falta de políticas públicas y asignación de recursos para impulsar, lo cual mantiene a la entidad como el último lugar de los 17 estados productores.

El administrador de la empresa Pesquera del Istmo, Ignacio Pérez Cervantes, comenta que en el norte del país el 90 por ciento de las embarcaciones están amarradas porque ya no costea seguir pescando.