compartir en:

Un grupo de 77 migrantes mexicanos indocumentados, entre los que había cinco menores de edad, que viajaban en un camión de carga, fueron detenidos por autoridades federales y estatales del condado de San Diego California, Estados Unidos.

Según medios nacionales, los detenidos quienes trataban de ser introducidos a tierra estadounidense se encontraban apretados, a altas temperaturas y de pie dentro de la unidad.

El hallazgo se dio alrededor de las 17:00 horas del lunes 29 de enero Boulevard, California, ciudad perteneciente al condado de San Diego, a menos de 30 kilómetros del cruce fronterizo de Tecate y a unos 8 kilómetros de frontera entre México y Estados Unidos, informó Zeta.

De acuerdo a una acusación presentada por la Fiscalía del Distrito del Sur de California, un agente de la Patrulla Fronteriza ofreció su ayuda a un oficial de la Patrulla de Caminos para realizar la inspección de un vehículo de color café y que aparentemente tenía logotipos de la empresa de paquetería UPS. En ese momento se percató unidad parecía recién pintada y que no portaba placas.

Entonces, “percibió el olor de cuerpos mezclado con el característico olor de un tipo de jabón que se usa comúnmente en México”. Al abrir la parte trasera de la unidad, “vio a muchas personas paradas hombro con hombro en el área de carga”.

Los tripulantes se identificaron como mexicanos, entre ellos cinco menores de edad.

Mientras el conductor, de nombre Shawn Lee Seiler, y de origen estadounidense, reconoció dedicarse al tráfico de personas indocumentadas. Además aclaró que recibiría 100 dólares a cambio de cada uno de los migrantes que llevaba a bordo del camión. Ahora enfrentará cargos federales por transporte de personas indocumentadas con fines de lucro.

Entre los mexicanos detenidos se logró identificar a dos quienes, según las autoridades, habían sido anteriormente deportados. Se trata de Rigoberto Mendoza Palacios, deportado apenas el 9 de enero del presente año a través de San Ysidro, California y Santiago Rosas Merino, quien había sido deportado el 14 de mayo de 2015 por El Paso, Texas.