compartir en:

Este sábado el Servicio Nacional de Meteorología (NWS) reportó que debido a una combinación de aire polar proveniente de Canadá y un fuerte sistema de alta presión hicieron descender la temperatura en casi dos terceras partes del territorio de Estados Unidos, y se mantendrá así hasta el ingreso del nuevo año.

Nevadas moderadas y fuertes ocurrieron en el valle de Ohio, hasta la franja geográfica de los Apalaches, que corre desde Alabama, hasta Nueva York, e incluye porciones de Tennesse, Carolina del Norte, Kentucky, Virginia Occidental y Pensilvania.

Los efectos del sistema también se extendieron desde esta tarde al Pacífico Norte, hasta los estados de Maine, Massachusetts, Nueva Hampshire, Vermont, Rhode Island, y Connecticut, que componen la región de Nueva Inglaterra.

El NWS anticipó que algunas zonas de la región de los Grandes Lagos, que abarca a estados como Illinois, Indiana, Michigan y Minnesota, entre otros, podrían registrar precipitaciones de hasta 12 pulgadas de nieve.

Se estima que las bajas temperaturas afectarán a una población de 70 millones de estadunidenses, que estarán bajo alertas de severas tormentas invernales, o de severos vientos invernales.

Por otro lado, una ola de baja presión que se desarrolla en la región oeste del Golfo de México, provocará este sábado lluvias ligeras en el este de Texas, extendiéndose hacia Louisiana, Missisipi y Alabama, antes de llegar a Florida el día de Año Nuevo.