compartir en:

Un grupo civil, encabezado por la actriz Amy Poehler, lanzó un llamado al gobernador Andrew Cuomo para que realice un aumento en el salario mínimo de Nueva York.

El grupo está conformado principalmente por camareros, manicuristas y lavacoches, que dicen tener un salario por debajo del establecido en la ley, y que además sus ingresos dependen únicamente de las propinas que los clientes les otorguen.

Al respecto, la Asociación de Restaurantes del Estado de Nueva York, mencionó que una medida como esa lo único que acarreará son problemas, pues se puede provocar el cierre de negocios o la reducción de horas de trabajo.

“Hora de hacer algo más”

Una de las campañas en pro de esta solicitud es One Fair Wage (Un salario justo), la cual busca que se apruebe una legislación en ciudades y estados norteamericanos para que la industria restaurantera pague a sus empleados al menos el salario mínimo.

Según la página oficial del sitio, los trabajadores de restaurantes están en la lista de los 10 empleos peor pagados en Estados Unidos. “Las personas que trabajan en la industria tienen el doble de probabilidades de necesitar cupones de alimentos que el resto de la fuerza de trabajo del país. Y tres veces más probabilidad de vivir en la pobreza”.

Además señala que el 70% de los que trabajan en restaurantes son mujeres, y que aunado a que se ven obligadas a depender de propinas para solventar gastos, con frecuencia tienen que tolerar el acoso sexual de los clientes, compañeros de trabajo y los dueños.

De acuerdo a la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los Estados Unidos (EEOC, por sus siglas en inglés), la industria restaurantera encabeza la lista de denuncias de acoso sexual a mujeres (más alta que en cualquier otra industria).

Fuente de la imagen http://agencia.cuartoscuro.com/agencia/details.php?image_id=629584&mode=...