compartir en:

Sin importarle las políticas del presidente Trump, Jerry Brown, gobernador del estado de California, otorgó el perdón a dos migrantes, acusados por delitos, y así evitó que fueran deportados.

La acción realizada por Brown es parte de una tradición llevada a cabo en la época navideña.

Los beneficiados fueron Rottanak Kong y Mony Neth, ambos detenidos durante las redadas realizadas en el mes de octubre.
Gracias a que les fue otorgado el perdón por parte del gobierno, sus deportaciones quedan anuladas, pues no existe la demanda, aún con esto, Kong y Neth deberán solicitar a los tribunales que sus casos sean reabiertos, aseguró Kevin Lo, abogado defensor.

Estos hombres pisaron los Estados Unidos cuando eran menores de edad junto con sus familiares, fue hasta el 2003 cuando Kong fue condenado por un delito mayor, por su parte Neth resultó detenido al robar en propiedad privada.

Desde su salida de prisión, a ninguno se le ha vuelto a vincular con el crimen.

“Las detenciones de delincuentes se han centrado en grupos étnicos específicos en los últimos meses, incluidos camboyanos y vietnamitas, de acuerdo con los abogados de inmigración que manejan los casos”, publicó el diario Sacramento Bee.