compartir en:

Tras la decisión que tomó el presidente de Estados Unidos Donald Trump, de eliminar DACA, cerca de 800 mil dreamers han vivido con la incertidumbre sobre su futuro, principalmente porque en el país se han desatado los arrestos contra inmigrantes y no saben cómo respaldar su protección migratoria en territorio norteamericano.

A partir de ese 6 de septiembre de 2017 donde se anunció que el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, tendría fin el 5 de marzo del presente año, las autoridades migratorias han incrementado los arrestos en diferentes partes del país,” algunas hechas de manera justa o injusta”, donde se ven afectados cientos de “dreamers “debido a que no se respetan sus derechos.

¡¿Y cómo no enojarse?!, si tú como soñador has caminado tranquilamente por las calles de este país y de la noche a la mañana agentes migratorios te detienen para preguntar tu estatus legal o simplemente tratarte como un criminal.

Estas malas maneras en que las autoridades tratan a un migrante no son de extrañarse, y un claro ejemplo es el caso del dreamer Miguel Reyes García, quien fue detenido pese a demostrar que estaba protegido por DACA.

Pesadilla de un Soñador

El pasado 1 de diciembre de 2017, Reyes García fue detenido a unas cuadras de su casa mientras conducía como todas las mañanas para ir por un café, sin embargo, agentes de ICE lo detuvieron y le exigieron una identificación, la cual al ser mostrada no quisieron respetar.

Miguel García, presentó su licencia de conducir y prueba de ciudadanía (DACA), la cual renovó recientemente en noviembre de 2017  y expiraba hasta noviembre de 2019.

Arresto injusto

Cuando Miguel les mostró su permiso de trabajo otorgado a través de DACA, ICE lo rechazó y le dijeron que no era una forma de identificación suficiente, por lo que comenzaron su  arresto  y lo mandaron a un campo de detención.

Petición maternal

A través del portal United We Dream, la madre de Miguel Reyes García, difundió la historia de su hijo, donde describe que él llegó al país cuando tenía solamente 9 años y quien ha pasado su vida en Nueva Jersey, con el sueño de crear su propio negocio dedicado a la jardinería.

Reyes García empezó a construir su sueño inscribiéndose a DACA, sin imaginar que su protección terminaría, por tal motivo la señora Reyes pide que se apruebe el Dream Act  para que su hijo pueda ser liberado.

“Miguel no debería estar en un campo de detención, y no lo estaría si el Congreso aprobara protecciones permanentes como el Dream Act”, declaró la madre. “Por favor, firme esta petición para pedirle al juez Crimilda Guilloty que conceda una fianza por Miguel y cierre su caso”.