compartir en:

En el tercer operativo en lo que va del mes, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) confirmó que arrestó a 115 indocumentados que se encontraban en los condados de San Diego e Imperial, en el estado de California. Durante el mismo, que fue llevado a cabo los días 13, 14 y 15 de marzo,  menos del 50% de los detenidos tienen antecedentes penales. Por lo que la premisa de la dependencia, que asegura que su principal objetivo son los sujetos con historial criminal, se  vuelve poco acertada cuando arrestan a más indocumentados sin problemas con la ley. Pese a esta realidad, ICE anunció que las redadas van a continuar por todo el estado de California.

En dicho operativo, los agentes de inmigración reiteraron el discurso de que a medida que las leyes estatales de California (que es el estado con más presencia de inmigrantes) protejan a los inmigrantes indocumentados, la dependencia federal enfocará más recursos para que sus agentes se aglomeren en esa zona, porque según ICE,  las ciudades santuario son las principales responsables de poner en riesgo la estabilidad social y de seguridad en el territorio estadounidense.

Te puede interesar: Renuncia vocero de ICE; no soportó “mentir” sobre migrantes arrestados

Según el informe, el objetivo de la operación eran 533 personas, pero no lo lograron porque el clima no lo permitió, y porque se tomó la decisión de disminuir el operativo a tres días y no cuatro como estaba previsto. El comunicado no dio detalles de por qué se tomó esa decisión.

De los detenidos,  cuatro  enfrentan cargos federales por reingresar al país cuando ya habían sido deportados.  El resto, que no tiene antecedentes criminales, enfrentarán el proceso de deportación.

Entre las personas  arrestadas destaca el caso de dos mexicanos, uno de 43 años, miembro de la pandilla Center Street Locos en Oceanside, y quien ha sido deportado en cuatro ocasiones. Con sentencias de robo, posesión de narcóticos  y por conducir después de consumir bebidas alcohólicas y estupefacientes. El otro, de 52 años, fue sentenciado a 30 meses de prisión en el 2009, luego de regresar al país cuando ya había sido deportado. Además, enfrenta cargos por violencia doméstica. Según los registros de ICE, el sujeto ha sido deportado en 10 ocasiones.

Greg Archambeault, jefe de la oficina de deportaciones de ICE en San Diego, dijo en un comunicado que envió a una cadena televisiva local, que “el operativo de esta semana tuvo como objetivo amenazas a la seguridad pública, como criminales convictos, individuos con órdenes finales de deportación, aquellos que regresaron al país después de haber sido deportados e individuos que hayan violado de cualquier  otra manera las leyes de inmigración de nuestra nación”.

El estado de California es donde se han llevado dos de los arrestos más grandes en el presente mes, primero en Los Ángeles, con 212 detenidos y al norte de California, con 232. Representando también el estado con más detenciones de inmigrantes indocumentados sin antecedentes penales en lo que va del 2018.

Nota relacionada: Trump amenaza con retirar patrulla fronteriza de California

Fuente de la imagen: https://www.facebook.com/wwwICEgov/photos/a.10151982789696815.1073741832.63303676814/10154773179421815/?type=3&theater