compartir en:

La Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU), ha emprendido acciones legales contra las autoridades federales de inmigración, en un caso del que dicen se trató de un arresto ilegal y sin orden judicial en un taller de reparación de automóviles en el sur de Los Ángeles, que terminó en una orden deportación.

El grupo defensor de California, anunció que el pasado jueves 14 de diciembre presentaron una moción para detener la deportación del mecánico automotriz, Juan Hernández, quien según ellos fue arrestado ilegalmente por agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

De acuerdo al documento, el 25 de septiembre del presente año, seis agentes de ICE ingresaron con armas de fuego y sin identificarse a View Park Automotive en el sur de LA, donde trabajaba Hernández.

A través de las cámaras de seguridad colocadas dentro y fuera del local, se muestra a los oficiales entrar y ordenar a Hernández, otros tres mecánicos, un cliente y a un proveedor, permanecer quietos y con las manos levantadas.

“Sin informar a nadie qué eran o por qué los estaban arrestando, los agentes procedieron a esposar a todos los empleados”, se lee en la moción. “Lo único que sabían los uniformados sobre el señor Hernández cuando decidieron detenerlo en su lugar de trabajo es que era latino”.

La ACLU también afirmó que “Hernández, quien vive en Los Ángeles con su esposa y su pequeña hija, trabajó en la tienda durante siete años como mecánico”.

Según CBS Los Angeles, los abogados del mecánico automotriz afirman que ni él ni sus compañeros sabían que los agentes eran de migración hasta que fueron llevados a un centro de detención de inmigrantes.

Hernández fue liberado el 31 de octubre tras pagar cerca de cinco mil dólares; sin embargo, enfrenta un proceso de deportación.

Sobre el hecho la abogada de ACLU, Eva Bitran dijo que  “el enfoque de ICE de arresto primero y luego pregunto es ilegal, ya que tiene consecuencias reales y dolorosas para las comunidades y familias como las del señor Hernández”.