compartir en:

El pasado 22 de enero el gobierno de Estados Unidos informó que se ha reforzado la frontera entre México y Nuevo México con grandes barreras para evitar el paso de vehículos y poder detener los altos índices de cruces ilegales.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) señaló que estas estas barreras consisten en postes colocados en forma vertical y distanciados de unos con otros para facilitar la visibilidad hacia el otro lado, pero sin la abertura necesaria para que pueda pasar una persona.

De acuerdo a un aviso publicado en el diario oficial Registro Federal la seguridad se extiende en 32 kilómetros del oeste del Paso Fronterizo Santa Teresa.  

Esta zona que es parte del Sector El Paso de la Patrulla Fronteriza fue asegurada debido a que se considera una ruta activa para el tráfico de personas y drogas.