compartir en:

Robert W. Patterson, administrador interino de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), señaló que la construcción del muro fronterizo con México, no detendrá el problema de tráfico de drogas.

En medio de una conferencia de prensa, el funcionario reconoció que debido al alto número de bandas delictivas y al gran mercado que existe, la construcción de un muro no será una solución definitiva.

 “Sabemos que los cárteles son ingeniosos y que seguirán buscando maneras. Creo que los esfuerzos en la frontera valen la pena; es mejor tener algo a no tener nada. Sin embargo, no creo en su posicionamiento (del presidente Trump), respecto a que con el muro se termine el problema de las drogas”, comentó.

Asimismo, Patterson mostró su preocupación por la manera en la que el narcotráfico está vinculado con la política mexicana y afirmó que algunos políticos y exgobernadores mexicanos podrían ser investigados por su supuesta vinculación con esos carteles.

Aunque no quiso abundar en el tema de gobernadores y exgobernadores mexicanos investigados, Patterson dejó entrever que no es una situación exclusiva de México.

Por último, el funcionario expresó su confianza en la cooperación que hay entre Estados Unidos y México para combatir este problema y espera que las cosas no cambien con el nuevo gobierno en 2018.