compartir en:

Pese a las grandes campañas que existen para evitar las agresiones contra mujeres, un líder musulmán se encuentra bajo el ojo del huracán por declarar que “se vale golpear a las mujeres, para castigarlas, pero sin romperles huesos”.

Durante el mes sagrado del Ramadán, el imán de Al Azhar, Ahmed el Tayeb declaró para un programa, que, como parte de un remedio simbólico para reformar, castigar y disciplinar "una esposa puede ser golpeada siempre y cuando ningún hueso resulte roto".

Pese a las grandes críticas que ha recibido el líder religioso, justificó que esas palabras se encuentran en los textos del Corán y las disposiciones de la legislación islámica, y aseguró que éstos son válidos en todo momento y lugar.

Los hombres están a cargo de las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos sobre otros [...] aquellas cuya rebeldía temáis, amonestadlas, no os acostéis con ellas, pegadles; pero si os obedecen, no busquéis ningún medio contra ellas”, señala la cita de una Aleya del Corán a la que hace referencia el religioso.

Según El Tayeb, el hombre tiene “normas y límites” a la hora de pegarle a una mujer:

"No debe romperle un hueso, ni provocarle daños en un órgano o miembro de su cuerpo ni pegarle con la mano en la cara ni darle heridas ni causarle perjuicio psicológico", declaró el imán.