compartir en:

Una sola frase bastó para que el delincuente se arrepintiera.

Reyna Guzmán, una mujer salvadoreña había retirado dinero en un cajero automático de Carolina del Norte cuando un sujeto la interceptó con un arma de fuego.

De acuerdo con una entrevista concedida a medios locales, eran las 07:20 horas de este martes cuando Reyna decidió sacar 20 dólares:

“Regresé al carro después de que salí del cajero, ahí fue cuando la persona se acercó, sentí un tropel detrás de mí y ahí escuché la pistola y me la puso en la espalda”, explicó la mujer.

Reyna relató que al sentirse muy asustada no dudó en entregar el dinero y su tarjeta al asaltante, quien no estaba satisfecho con la cantidad y le pidió que regresara al cajero y sacara más dinero.

La mujer se acercó al cajero y el ladrón le pidió los 300 dólares que le quedaban, pero el cajero rechazó la operación, pues ya había retirado billetes.

El ladrón siguió presionando a la mujer, quien en un intento por calmarlo, volteó y le dijo lo siguiente:

“Le puse la mano en el hombro de la mano derecha y le dije: ‘Que Dios te bendiga, llévate los 20 dólares, y que Dios te bendiga”, recordó Reyna.

También puedes ver:

Tocó su corazón

Al parecer las palabras de esta mujer, quien además viajaba con su nieta pequeña en el auto, calmaron al sujeto, quien sacó los billetes y se los devolvió, después se fue.

“Dio dos o tres pasos y dijo: ‘no necesito los 20 dólares’, y los puso de nuevo en mis manos.

La mujer, totalmente sorprendida por la reacción del individuo, se comunicó con su esposo y después contó los hechos a las autoridades.

Más tarde, el joven de 24 años fue arrestado por la policía del condado de Mecklenburg y tiene cargos por el uso de un arma de fuego y asaltos.

También puedes ver:

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/dollar-m%C3%BAsica-dinero-se%C3%B1alar-dinero-2322785/

No