compartir en:

Pobladores de la comunidad de Las Canchas en Chiapas, poncharon dos llantas de la camioneta en la que viajaba Andrés Manuel López Obrador, luego de que se le solicitara el pago de 50 pesos para poder avanzar. 

Aunque el equipo de López Obrador proporcionó la cuota solicitada, al avanzar unos metros se dieron cuenta que dos neumáticos estaban averiados. 

El hecho fue justificado por el político, argumentando la pobreza que se vive en el lugar. 

"Hay mucho potencial, es de las zonas con más recursos naturales en el país, buenas tierras, agua pero no tienen ningún apoyo para la agricultura, ni para la ganadería ni la actividad forestal".

Recordó que durante su recorrido por el país ha pasado retenes de todo tipo. 

"Ya me ha pasado. En Guerrero hubo un bloqueo y tuvimos que pasar caminando. He pasado por todos los retenes no sé si sean bueno o malos pero yo paso", indicó.

Para solucionar el problema, Obrador y su equipo tuvieron que ir a una vulcanizadora, sitio donde también aprovechó para tomarse fotografías con varias personas que se encontraban ahí.