compartir en:

Felipe Abonza López, inmigrante discapacitado de 20 años, fue detenido el pasado 11 de octubre por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CPB, por sus siglas en inglés), como parte de una investigación de contrabando de personas, y pasó detenido más de un mes sin cargos.

Abonza, quien utiliza una prótesis en la pierna izquierda tras perder la extremidad durante la niñez y quien también era beneficiario de DACA, fue liberado este viernes, pero fue despojado de su condición de dreamer.

A pesar de que el joven recibió un bono de 7 mil 500 dólares posterioir a su liberación, la cual fue reportada en vivo por cadenas como Telemundo, perdió su estado de DACA, que expiraba en 2019, al ser llamado a comparecer en un tribunal de inmigración para el proceso de deportación, el 12 de octubre anterior.

Amy Fischer, directora de políticas del Centro para la Educación y Servicios Legales de Refugiados e Inmigrantes (RAICES) y quien trabajó con los abogados de Abonza López para lograr su liberación, aseguró que el inmigrante fue tratado de manera inhumana en el Complejo de Detención del Sur de Texas en Pearsall.