compartir en:

El pasado viernes el subjefe de policía de Wichita, Kansas, Troy Livingston, informó en conferencia de prensa que una persona que hizo una denuncia falsa al 911 es el responsable de un incidente en el que murió un hombre inocente.

De acuerda a la denuncia el bromista marcó al número de emergencias para decir que estaba en su casa y que acababa de dispararle a su padre y que tenía a su madre y su hermana de rehenes.

Según un reporte de The Wichita Eagle, cuando los agentes llegaron el jueves por la noche al domicilio, un hombre acudió a la puerta, y cuando acercó la mano a la cintura, un oficial pensó que tenía un arma y le disparó hasta matarlo.

Livingston dijo que el hombre no estaba armado y no había nadie herido en la casa.

El hombre no ha sido identificado por la policía, pero Lisa Finch dijo al periódico que la víctima era su hijo, Andrew Finch.

Tras este hecho no hay aún ninguna persona detenida, mientras tanto la policía publicó el audio de la falsa llamada de alerta.

"Un hombre dijo que su padre había recibido un balazo en la cabeza, y que tenía a su madre y a su hermano a punta de pistola. La persona que llamó, hablando relativamente calmado, dice que roció gasolina en la casa y que podría prenderle fuego”.

Por otro lado el oficial que disparó, con siete años de experiencia en la agencia, está suspendido con goce de suelto mientras se realiza la investigación.

Cabe señalar que de acuerdo con el FBI cada año se reciben alrededor de 400 llamadas falsas.