compartir en:

El gobierno de Canadá se prepara para el posible arribo de miles de migrantes que cruzarían la frontera de Quebec desde Estados Unidos, ante el retiro del Estatus de Protección Temporal (TPS) para haitianos, salvadoreños, hondureños y nicaragüenses.

La frontera entre ambas naciones, una “laguna” en el Acuerdo de Tercer País Seguro y la política nacionalista y antiinmigrante del gobierno de Donald Trump, ha obligado a miles de inmigrantes a cruzar a pie la frontera y pedir refugio en Canadá.

ACUERDO

Estados Unidos y Canadá tienen firmado desde 2004 un Acuerdo de Tercer País Seguro, que establece que un solicitante de refugio no puede hacerlo en una nación viniendo por tierra de otra, es decir, que el refugiado debe tener la posibilidad de solicitar asilo en el primer país donde se asienta.

Sin embargo, el acuerdo deja abierta la posibilidad de que quien cruce la frontera a pie por puertos de entrada no oficiales, podrá pedir refugio.

Según cifras del gobierno canadiense, en lo que va del año se han presentado 14 mil 467 solicitudes de refugio por parte de personas que cruzaron irregularmente la frontera, la mayoría de ellos musulmanes, africanos y haitianos.

Debido a que los albergues en Montreal ya no se daban abasto para el creciente número de refugiados que llegó en el verano, el gobierno federal instaló un campamento militar en Ontario.

Asimismo, las autoridades canadienses iniciaron una campaña de promoción en Estados Unidos informando a las organizaciones que cruzar la frontera no garantizaba la residencia de los inmigrantes.

Hasta ahora, sólo 298 solicitudes de refugio de inmigrantes “a pie” han sido procesadas y 29 aceptadas.