compartir en:

Luego de que se diera a conocer que el pasado jueves 13 de septiembre el Departamento de Seguridad Nacional informó que el mandatario norteamericano Donald Trump, planea pagarle a México 20 millones de dólares para que expulse a miles de inmigrantes centroamericanos, se reveló que autoridades mexicanas evalúa esta propuesta.

“El gobierno de México continúa evaluando dicha propuesta conforme al marco legal aplicable y en función de las prioridades de su política migratoria”, indicó el gobierno de Peña Nieto a través de un comunicado. “El gobierno de México no ha aceptado de manera verbal o escrita dicha propuesta, ni ha firmado documento alguno a este respecto”.

De acuerdo con la portavoz del Departamento Katie Waldman, esta medida es parte de un esfuerzo multidisciplinar para “atajar la crisis en la frontera sur”.

Según la propuesta planteada ante el Congreso el dinero que sería transferido a México serviría para financiar el transporte y proceso de deportación de al menos 17 mil personas que se encuentran en país azteca de manera ilegal, asimismo se detalló que el presupuesto se obtendrá de los fondos de asistencia al extranjero.

“Estamos trabajando estrechamente con nuestros compañeros mexicanos para combatir el aumento de las detenciones en la frontera, con un 38 % más de familias arrestadas en el mes de agosto, para asegurar que quienes tengan peticiones legítimas tengan las protecciones apropiadas", declaró Waldman.

Cabe mencionar que esta iniciativa se da a conocer luego de que el pasado miércoles 12 de septiembre tuvieran un encuentro la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, con Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores en México.

De no concretarse el acuerdo entre Trump y Enrique Peña Nieto, el magnate tendría que negociar este plan con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, Olga Sánchez Cordero, nominada a la Secretaría de Gobernación durante la gestión del tabasqueño, rechazó que sea una propuesta que esté considerando.

“No se ha puesto sobre la mesa que México sea la Policía de EU”, expresó al tiempo que señaló que el plan de López Obrador es impulsar el desarrollo del llamado Triángulo Norte: Guatemala, El Salvador y Honduras, a fin de reducir la inmigración.

“Lo que quiere Andrés Manuel es que la gente emigre a Estados Unidos por su gusto, no por necesidad, ahorita hay una necesidad de detonar desarrollo”, declaró Cordero.