compartir en:

A partir del 1 de enero el estado de California legalizará el uso recreativo de la marihuana, sin embargo, esto no impedirá a las autoridades federales seguir incautando la droga y realizando arrestos en la frontera de ese estado con México.

De acuerdo con las nuevas medidas, la posesión de marihuana será castigada en ocho puestos de control vial manejados por la Patrulla Fronteriza en California, hay que señalar que esta planta es considerada una sustancia controlada como la heroína o el LSD.

Estos puestos de control ubicados a 161 km de la frontera es el último filtro contra los migrantes que pasan de manera clandestina, y que a su ves han servido para atrapar a ciudadanos estadounidenses con drogas, así sea con cantidades ínfimas de marihuana.

Datos oficiales revelan que aproximadamente un 40% de las confiscaciones de marihuana en los últimos años, han sido por cantidades mínimas y estaban en manos de ciudadanos estadunidenses.

La nueva ley en California permitirá a cualquier persona mayor de 21 años de edad portar un máximo de una onza del estupefaciente.

Ronald Vitiello, es uno de los oficiales que patrullan la frontera y calificó estas confiscaciones como “un efecto secundario” de la lucha contra la inmigración ilegal.

A partir de la próxima semana California se unirá a otros seis estados y a la ciudad de Washington, D.C. en la legalización del narcótico con fines recreativos.