compartir en:

El Artículo 4° de la Constitución establece que toda la población mexicana tiene derecho a la protección de la salud. En términos de la Ley General de Salud (LGS), este derecho constitucional se refiere al derecho de todos los mexicanos a ser incorporados al Sistema de Protección Social en Salud (artículo 77 bis1 de la LGS).

México, segunda economía de América Latina, ocupa uno de los últimos puestos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en gasto en salud y tiene una esperanza de vida de 74 años, una de las más bajas, frente a los 84 de los españoles o japoneses.

Ostenta el segundo puesto en obesidad (el 33% de los adultos, solo por detrás de EE UU), tiene solo 2,4 médicos por cada 1.000 habitantes frente a la media de 3,4 de la OCDE y la diabetes es ya casi una epidemia nacional.

Hay hospitales públicos que no tienen médicos de una determinada especialidad.

En entrevista para El País, un médico mexicano, que pidió el anonimato, enfatizó que en la mayoría de los hospitales de la República Mexicana “los baños están sucios, los pacientes en urgencias tienen que esperar horas, los de cáncer semanas, hay fallos médicos por falta de tiempo, por cansancio, pacientes que te llegan después de haber pasado por cinco médicos distintos que han errado en la detección de la enfermedad”.

En México, en 2016 había 9.6 millones de personas de 65 años y más. De ellas,  2.9 millones (31%) tenía ingreso por pensión; 4.7 millones (49%) se beneficia del programa Adulto Mayor, asistencia estatal y municipal; 2.5 millones (26%) no tiene pensión.

Datos proporcionados por el Gobierno de la República indican que en 2016, el Seguro Popular cubrió a 53,3 millones de personas; el IMSS (seguro social) y el ISSSTE, para los funcionarios y sus familias, a 78.

Por su parte el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) manejaba la cifra de unos 100 millones en 2015 y en su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del tercer trimestre de 2017 señala que unos 32,6 millones de trabajadores no tienen acceso a los servicios de salud: dos de cada tres personas con actividad productiva carecen de esta prestación.

80% DE NEGLIGENCIAS MÉDICAS NO SE DENUNCIAN

“El 80% de las negligencias no se denuncian. La gente no cree en las instituciones y muchos se niegan a perder el tiempo en una demanda de este tipo”, asegura Fernando Avilez Tostado, presidente de la fundación No Más Negligencias Médicas AC, en entrevista con El Universal.

Aunque de 2015 a 2016 se registró una disminución en el número de quejas, al pasar de 2 mil 021 a mil 972, esto no quiere decir que los servicios están mejorando.

Las estadísticas muestran que tres cuartas partes de las quejas que llegaron ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), es decir 9 mil 471, fueron por eventos ocurridos en alguna institución de salud pública. Siete de cada 10, es decir, 6 mil 870, le corresponden al IMSS.

Los diagnósticos erróneos, una mala relación doctor-paciente, tratamientos quirúrgicos con malos resultados, malos tratos y deficiencias administrativas, no son exclusivos de los servicios de salud pública. Cada año, en promedio, se tiene el reporte de 440 quejas en hospitales privados de México.

SIN ACCESO A SALUD, 3.8 MILLONES DE MEXICANOS EN EU

Alrededor de 32 por ciento de los casi 12 millones de mexicanos que residen en los Estados Unidos de América, carece de cobertura de servicios médicos, reveló una publicación elaborada por el Consejo Nacional de Población (Conapo).

En el año 2017, del total de migrantes sin esta cobertura de estos servicios, 2.2 millones son hombres y 1.6 millones mujeres, de los cuales 240 mil son menores de 18 años y mayores de 64 años de edad.

La American Community Survey dio a conocer que en 2016 había 11.9 millones de mexicanos radicando en Estados Unidos, de los cuales el 70 por ciento no contaba con la ciudadanía estadounidense.

En 2014, se estimó que 5.8 millones carecía de documentos para su estancia legal y que, además, 20 por ciento se encontraba en condición de pobreza.