compartir en:

Para nadie es un secreto que, salvo honrosas excepciones, las personas que llegan al Congreso (Federal y/o Local) son de una talla intelectual muy pequeña. ¿Por qué? Por muchas razones, pero sobretodo porque no toleran la crítica fundada, ni son respetuosas de la libertad de expresión que no lisonjea con descaro.

Y si bien es cierto que el artículo 40 de nuestra Constitución dice que somos una República “[…] compuesta por Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior […]”, también es verdad que las Entidades Federativas no pueden irse por la libre sin rendir cuentas a sus ciudadanos.

Pongamos el caso del Congreso de San Luis Potosí que hace algunos días, sin fundar ni motivar su acto de autoridad, decidió que el subsidio que recibe la asociación civil RENACE (con oficinas en la calle de Rayón #615) debía experimentar una disminución de 47%. Pero el tema no es la cantidad de recursos involucrados (el año pasado RENACE recibió $473 mil 207 pesos), no.

Todo indica que el recorte de fondos públicos tuvo como motivación una suerte de venganza en contra de José Mario de la Garza Marroquín, Presidente del Patronato de dicha asociación, por organizar junto con otros ciudadanos una evaluación periódica sobre el desempeño y la productividad legislativa del Congreso de San Luis Potosí (ya sometido a cinco evaluaciones a la fecha, por cierto). Pregunta para los legisladores de dicho Estado:

¿Revisaron que las 89 asociaciones civiles que reciben subsidio de ese gobierno cumplen con el requisito que establece el artículo 67 de la Ley De Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria del Estado y Municipios de San Luis Potosí? ¿Cuál? Que para recibir recursos públicos las organizaciones tienen que demostrar que sus ingresos más fuertes no tienen como fuente el Presupuesto de Egresos. Lo dudo. ¿Arbitrariedad o desquite? ¡Vaya manera de gestionar el erario!

* El autor es abogado, periodista y administrador. Miembro de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE Colegio). Profesor de posgrados en Alta Dirección y Derecho en la UNAM, EBC, UP, ICAMI y HC Escuela de Negocios.