compartir en:

En pocas semanas, tendré el honor de cumplir mi primer año como Cónsul General de México para Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. Una de las más grandes satisfacciones de mi encomienda, ha sido atestiguar la inquebrantable labor que hacen muchos miembros de nuestra comunidad migrante por asistir, guiar y empoderar a nuestros paisanos más vulnerables.

Son muchos los que arduamente trabajan para ganarse el pan de cada día y cuidar de sus familiares, en algunas ocasiones de amigos y en veces, de miembros de su comunidad.

En este contexto, el reconocimiento #Ohtli es la máxima distinción que desde 1996 otorga el Gobierno de México -a través del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) y la red de Embajadas y Consulados- a quiénes han contribuido de manera excepcional a mejorar la calidad de vida de la comunidad migrante y luchar por sus derechos.

#Ohtli proviene del idioma náhuatl y significa camino. El premio #Ohtli reconoce a quienes han abierto la brecha para otros mexicanos, destacando en áreas como cultura, deporte, educación, sector privado, periodismo, salud, entre muchos otros.

La semana pasada, tuve el privilegio de ser el vehículo para entregar el #Ohtli de esta año al Dr. Gabriel Rincón. Don Gabriel, como muchos otros paisanos en el área tri-estatal, migró a este país de la mixteca poblana. En su primer viaje llegó de forma indocumentada y fue deportado. Sin embargo, su tenacidad lo impulsó a regresar a este país y a estudiar odontología, graduándose del New York University College of Dentistry en 1991.

Ha trabajado durante varios años en beneficio de las personas más necesitadas y en avanzar temas de gran relevancia: haciendo pruebas de detección gratuita del VIH, apoyando a mujeres víctimas de violencia doméstica y enseñando a adultos a leer y escribir. En el año 2000, fundó la organización comunitaria Mixteca en Brooklyn; estableció la organización sin fines de lucro Para Mujeres Emprendedoras, que busca empoderar a mujeres y orientarlas en sus negocios; y actualmente trabaja para promover el acceso a la salud a través de Family Health Centers de NYU.

Los invito a que, como el Dr. Rincón, cada uno de nosotros -dentro de nuestras posibilidades y ámbitos-, promovamos la unidad entre nuestras comunidades, con actos grandes y pequeños. Todos podemos tener un impacto positivo en beneficio de los que vivimos ya sea de éste o del otro lado del río.

Nos leemos la próxima semana en #MXNY.