compartir en:

Si crees que ya lo habías leído todo, espera a leer la siguiente historia, en donde un hombre en Nueva York comenzó a perder sus capacidades cerebrales a tal punto de no poder realizar prácticamente ninguna actividad racional.

Lo impresionante llega cuando los médicos del Rochester Regional Health encontraron los signos de una rara condición cerebral llamada Creutzfeldt-Jakob (vCJD), y creen que se debe al consumo de cerebros y carne de ardilla que el hombre practicaba.

Así como lo lees, el hombre sufrió este extraño padecimiento por incluir ardillas en su cena, esta enfermedad es conocida como el mal de las vacas locas, que horas después le causaría la muerte al joven.

La familia de la víctima dijo a los médicos que, al ser cazador, consumía carne y cerebros de ardillas, lo que sin duda pudo causar el desarrollo de esta enfermedad que afecta a uno de cada un millón de personas.

La vCJD es causada por proteínas infecciosas llamadas priones que lesionan el cerebro del enfermo y puede desarrollarse por herencia genética, por estar en contacto con tejido infectado del cerebro o del sistema nervioso y por una forma “esporádica”, que no tiene causa genética ni ambiental.