compartir en:

Con tan sólo 10 años el menor pesaba 200 kilogramos y a pesar de los esfuerzos no conseguía adelgazar.

Arya Permana, un infante indonesio de la isla de Java fue nombrado en el 2016 como el niño más obeso del mundo. Durante el día el pequeño sólo podía estar recostado en su cama, pues el exceso de peso en su cuerpo le impedía moverse y realizar las actividades comunes de un niño de su edad.

Situación familiar

En casa, Arya era atendido por varios de sus familiares, quienes se turnaban para alimentarlo, ducharlo, cambiarlo y asistirlo para ir al baño, situaciones que dificultaban la vida del menor.

La economía se encontraba por los suelos, pues ya era imposible adquirir lo necesario para la alimentación del niño y cubrir las necesidades de cada uno de los integrantes de la familia.

Un cambio

En abril de 2017, los padres del menor acudieron con especialistas, quienes sometieron al niño a una dieta estricta, limitada en azúcar y carbohidratos. Además fue internado para la realización de una operación de banda gástrica.

Hasta ahora, Arya ha logrado perder 70 kilogramos en menos de 12 meses, los médicos mostraron gran asombro al saber que el menor ya ha podido caminar y comenzar a realizar algunas actividades físicas.