compartir en:

Las deportaciones por parte de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) parecen no tener límite ni respeto y a la señora Gloria Hernández Suárez le tocó vivir en carne propia la brutalidad de este sistema migratorio. 

Ella es una adulta mayor residente de Brooklyn y luego de estar detenida más de dos meses por ICE, fue deportada a su país sin siquiera avisarle a sus familiares.

Durante una protesta a las afueras de las oficinas de ICE, la hija de la señora, Nancy Aquino declaró que al momento de la deportación no le permitieron hablar con su madre.

A través de una entrevista para el NY1 Gloria declaró que se siente "muy humillada" por toda la situación y por el trato que le dieron los oficiales migratorios.

Doña Gloria llevaba más de tres décadas casada y con hijos en territorio americano y explica que sólo llegó con una muda de ropa en su regreso a México.

Cabe señalar que, la señora Hernández había tenido anteriormente sus primeros conflictos con ICE, ya que en el 2001 intentó ingresar al país con una identificación falsa.

La familia de la mexicana agregó que está situación se dio propiciada por el mal asesoramiento de abogados.