compartir en:

En rueda de prensa, encabezada por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y el comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, James P. O’Neill, anunciaron el descenso histórico en los niveles de criminalidad en la ciudad debido al esfuerzo conjunto entre los policías y la comunidad en general.

Comparado con el año pasado, en enero de 2018 el índice de criminalidad bajó 7.6%, lo que representa que  “los hombres y mujeres del Departamento de Policía de Nueva York no sólo tratan de mantener a salvo a la población, por el contrario, sus esfuerzos radican en que los miembros de la comunidad también se sientan seguros”,  afirmó el comisionado de policía O’ Neill.

Por otro lado, de Blasio, habló sobre el alcance que los esfuerzos del programa “Neighborhood Policing” están demostrando: “continuaremos  conociendo nuestras comunidades,  para que juntos trabajemos y el índice de criminalidad continúe descendiendo”.

Dicho programa está presente en toda la Ciudad de Nueva York y se trata de una estrategia de comunicación y colaboración entre los oficiales y los residentes, donde mediante la confianza y el trabajo conjunto, policías y miembros de la comunidad trabajan para determinar los puntos clave o que corren mayor peligro dentro de la comunidad.

Cabe destacar, que el descenso en los índices de criminalidad, no corresponden únicamente a la implementación de este programa, es parte importante de la estrategia que se realiza desde años atrás: aumento de 35% en el número de policías, vigilancia constante de los oficiales mediante cámaras de seguridad, y  la reducción del llamado “stop and frisk”, que permitía a los oficiales registrar o detener a transeúntes que “parecieran” sospechosos.

Los esfuerzos del alcalde de Blasio siguen dando de qué hablar, pues a pesar de la postura violenta de Donald Trump hacia los residentes latinos, buscan establecer un acercamiento general entre residentes y oficiales, así como mejorar la confianza que existe entre todos los miembros de la ciudad.