compartir en:

Por Isela Domínguez
@Diariodemexusa

La conmemoración del Día Mundial del Riñón se instituyó en 2006 y se recuerda cada primer jueves de marzo, desde hace 13 años.  Su objetivo es crear conciencia sobre la prevención, factores de riesgo y cómo vivir con enfermedades que afectan los riñones.

Este año coincide con el Día Internacional de la Mujer y el tema central de la campaña es: “La Salud Renal en la Mujer”, por la importancia del acceso asequible y equitativo a la educación sanitaria, atención y prevención de enfermedades renales para todas las mujeres y niñas del mundo. El lema de la campaña es: “Incluir, valorar y empoderar”.

Karina Reinorte López, nefróloga del Hospital Civil de Guadalajara, Jalisco, y directora médica de Servicios de PiSA, indicó que los latinos que se van a vivir a Estados Unidos sufren un fenómeno muy importante que es el incremento en el riesgo de padecer enfermedades de origen cardiometabólico, debido al tipo de alimentación –alta en grasas, calorías y proteínas- “y el ritmo de vida que llevan allá, de muchas horas de trabajo y sedentarismo, lo que provoca obesidad, por lo cual se disparan las enfermedades cardiovasculares, entre ellas diabetes, hipertensión, infartos, embolias y enfermedad renal”.

En el caso de las mujeres, hay dos agravantes más que son las infecciones de vías urinarias frecuentes y las enfermedades autoinmunes, lo cual es menos común.

Las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedad renal crónica. Con una prevalencia promedio de 14% en ellas y 12% en ellos.

Para apoyar a estos pacientes, es necesario un modelo de atención más complejo, que incluye equipamiento especializado, fármacos, insumos varios y recursos humanos altamente capacitados.

Reinorte López, quien además es expresidenta de la Asociación Nacional de Nefrólogos, sugirió que ante la dificultad o imposibilidad de acceder a los servicios médicos, las mujeres pueden prevenir la aparición de estas enfermedades crónicodegenerativas. “Hay muchas cosas que pueden hacer, empezando por modificar sus hábitos”, indicó.

Las porciones de comida en EU son enormes, agrega, entonces “nuestros paisanos tienen que volver a aprender a comer lo más sano posible: alejarse de los refrescos y las bebidas con azúcar, tener actividad física porque es muy importante que traten de conservar su peso ideal y tomar agua”.

En caso de tener antecedentes familiares de diabetes, hipertensión y enfermedad renal crónica, es importante buscar un diagnóstico y tratamiento, dice Reinorte López.

La enfermedad renal crónica (ERC) afecta a mujeres de todo el mundo: 195 millones la padecen y se registran 600 mil defunciones al año; es la octava causa de muerte.

La especialista en enfermedades del riñón advierte que existen tres factores de riesgo muy importantes para las mujeres: infecciones de vías urinarias recurrentes; enfermedades autoinmunes, como el lupus, y la preeclamsia en las mujeres embarazadas.

Las enfermedades como el lupus pueden desencadenar una falla grave de los riñones e incluso llevan a la muerte a la paciente, indica. La preeclamsia, de no ser tratada y controlada durante el embarazo, puede evolucionar a una complicación que se llama eclampsia, que deriva en falla severa de los riñones y del hígado, y muchas veces fallecen tanto la madre como el bebé, enfatiza la doctora.

Reinorte López explica que el examen para detectar o descartar enfermedad renal es muy sencillo: se trata de un estudio general de una muestra de orina y otra de sangre, donde se analizan los elementos de glucosa,  urea y creatinina. Son exámenes básicos, baratos y no se necesita una orden para realizarlos, comenta.

México tiene una tasa de ERC más alta que países como Canadá, Alemania, Estados Unidos, Chile, Argentina, Brasil y Sudáfrica. 6.2 millones de mexicanos padecen la enfermedad y de éstos, 124 mil requieren de alguna terapia sustitutiva o restituida, como diálisis peritoneal, hemodiálisis o trasplante renal.

Por último, Reinorte López, indicó que en México una de cada 10 personas tiene un grado de enfermedad renal y éste riesgo se incrementa muchísimo en la población latina que migra a Estados Unidos.

En la Unión Americana existen 171 medicamentos en desarrollo para la diabetes tipos 1 y 2, entre los cuales se cuentan algunos para afecciones relacionadas, como la enfermedad renal crónica y la insuficiencia renal debidas a diabetes.

Fuente: AMIF Información para la vida