compartir en:

Después de varios meses de lucha Nueva York está a nada de convertirse en el 13er estado en otorgar licencias de conducir a inmigrantes que radican en la ciudad de manera ilegal.

Este miércoles la Asamblea estatal aprobó este proyecto de ley, sin embargo, aún no es nada seguro, ya que, el Senado estatal, aún no programa una votación.

Hasta el momento, el gobernador Andrew Cuomo, grupos liberales, de la mayor organización empresarial del estado han apoyado esta nueva propuesta de ley para inmigrantes indocumentados.

Mediante un debate en la Asamblea, los demócratas argumentaron que las familias de migrantes merecen tener la misma capacidad para conducir que reciben los demás neoyorquinos.

Asimismo, indicaron que de otorgar este documento mejoraría la seguridad vial y ayudaría a los comercios que dependen de estos trabajadores.

"La medida es de sentido común", dijo el asambleísta demócrata Marcos Crespo, patrocinador de la propuesta. "Es conveniente para todo el estado de Nueva York y responde a las contribuciones de nuestras familias de inmigrantes".

Y como era de esperarse los republicanos no aceptaron tal idea ya que argumentan que el estado no tiene el deber de otorgarles licencias a los inmigrantes que violaron las leyes federales de migración.

No