compartir en:

Randall Margraves, padre de tres víctimas de Larry Nassarse abalanzó sobre él durante el tercer juicio en contra del exmédico de la Federación de Gimnasia de Estados Unidos, quien está acusado de haber abusado sexualmente de poco más de 250 chicas durante dos décadas.

Después de que las tres hijas de Margraves dieran sus testimonios de los abusos que sufrieron, su padre solicitó a la jueza Janice Cunningham,  de la corte del condado de Eaton, que lo concediera “cinco minutos en una habitación cerrada con ese demonio (Nassar)”.

La petición fue negada por la jueza y el padre solicitó al menos un minuto, pero también le fue denegado. Frustrado, Margraves dio dos saltos rápidos hacia donde estaba Nassar, pero en su camino se interpuso el abogado del médico y después fue sometido por tres guardias de la corte.

“¡Quiero a ese hijo de puta. Denme un minuto con él! ¿Y si se lo hubiera hecho a sus hijas?”, exclamó Margraves. La fiscal general adjunta Angela Povilaitis llamó a usar las palabras y no la violencia física después de que el juicio fue suspendido unos minutos.

Posteriormente, Margraves se disculpó y la jueza aseguró que no será castigado, pues entiende la angustia de las familias afectadas, pero dijo que ese tipo de acciones no ayudan.

"No podemos comportarnos así. Entiendo que esta es una situación extraordinaria, pero no pueden hacer esto. Esto no ayuda a sus hijas, no beneficia a la comunidad, no nos ayuda".

Nassar fue condenado el pasado 24 d enero a 175 años de cárcel después de que 160 víctimas testificaran en su contra durante una semana y a 54 años por pornografía infantil. "Acabo de firmar tu sentencia de muerte. No has hecho nada para que merezcas andar libre nunca más", le dijo aquél día la jueza.

El médico de 54 años de edad abusó de su profesión para meter sus dedos sin guantes dentro de los genitales de varias gimnastas.