compartir en:

Timothy Jones Jr., fue sentenciado a pena de muerte luego se haber sido declarado culpable de haber asesinado a sangre fría a sus cinco hijos en el 2014.

De acuerdo con lo revelado en el juicio Jones, se separó de su esposa y su orgullo machista no le permitía convivir con todo aquel que hablara bien de su ex pareja.

El abogado de la acusación Rock Hubbard, relató como fueron cada uno de los homicidios que cometió en contra de sus propios hijos.
Nahtahnt, de seis años, fue su primera víctima.

Lo mató, cuando el niño confesó a su madre -y no a él- que había roto un enchufe. Y luego de esto condenó al resto de sus hijos a pasar por el mismo destino.

El propio Tim Jones confesó haber estrangulado a Elias, de siete años, y haber perseguido a Merah, de ocho, antes de asfixiarla con sus manos. Para matar a los pequeños -Gabriel, de 2 años y Abigail, de 1-, el padre usó un cinturón ya que sus manos eran demasiado grandes para los pequños cuellos.

Jones tenía una mente realmente perversa, metió los cuerpos de sus hijos en su auto y, tras pasearlos nueve días por el sudeste de Estados Unidos, los metió en una bolsa de basura y los tiró a una carretera sucia cercana a Candem, Alabama. 

Fue detenido luego de una revisión policiaca que se le realizó en el automóvil por el fuerte olor a descomposición.

La acusación tenía foto del interior de las bolsas y el jurado podía pedir verlas antes de deliberar: “Si tienen alguna duda sobre la condena apropiada para este hombre, ¡miren dentro de la bolsa!

El jurado tomó la decisión de la cadena perpetua por los cinco crímenes que cometió a pesar de que su defensa argumentó problemas mentales.

Incluso el propio Jones no mostró reacción alguna al escuchar su sentencia.