compartir en:

Este miércoles fueron publicados dos informes de grupos humanitarios en los que detallaron cómo fueron distribuidos más de 31,000 galones de agua a lo largo del desierto de Arizona entre 2012 y 2015.

Como resultado, la Patrulla Fronteriza de EU ha sido acusada de destruir el suministro de alimentos y agua, causando así la muerte de cientos de migrantes.

Los voluntarios descubrieron que las reservas de comida y agua fueron destruidas en 415 ocasiones, un promedio de dos veces por semana.

Además cuentan con evidencia de video en la que se muestra a estos hombres tirando el agua destinada a los migrantes.

“En la mayoría de los casos, los agentes de la Patrulla Fronteriza de EEUU son responsables de la amplia interferencia con los esfuerzos humanitarios esenciales “, indica el informe.

La Patrulla Fronteriza es responsable de las violaciones de derechos humanos.

“La práctica de destrucción e interferencia con la ayuda no es el comportamiento desviado de unos pocos agentes de la patrulla fronteriza, es una característica sistémica de las prácticas de aplicación en las zonas fronterizas”, agrega el informe.

Los grupos “No More Deaths” y “La Coalición de Derechos Humanos” aseguran que la seguridad que hay en la frontera, ha obligado a los migrantes a tomar senderos con más riesgo.

Pasando por altas montañas y desiertos, donde las temperaturas llegan a los 100 grados durante el verano.

Es necesario beber de 1.3 a 3.1 galones de agua por día para poder sobrevivir a este viaje que puede llegar a durar de tres días a casi un mes.