compartir en:

Luego de ser arrestados por la Patrulla Fronteriza, un matrimonio salvadoreño perdió al bebé que tanto esperaban.

Rubia Morales Alfaro y Miguel Ángel Hernández fueron detenidos días previos a la Navidad por agentes de la Patrulla Fronteriza mientras transitaban cerca de la costa de California.

La pareja había cruzado la frontera desde Tijuana.

Tras el arresto, fueron llevados a un vehículo, en donde una mujer miembro de la patrulla le gritaba y la empujaba, por lo que Rubia le dijo que tenía dos meses de embarazo.

"Le dije que estaba embarazada varias veces, a lo que ella respondió: ‘Ese es tu problema, no el mío'”

La mujer tomó a la salvadoreña, jaló su cabello, la tiró al piso y la pateó en la espalda.

La pareja fue llevada a distintos centros de detención, Rubia fue ingresada a un centro en Otay Mesa, en donde le realizaron estudios de orina. Días más tarde sintió dolor abdominal, de cabeza y debilidad, por lo que solicitó ayuda médica.

"Me dijeron que el dolor era normal", "Seis veces me vieron y me dijeron que no tenía dolor nivel 10, y que si no estaba sangrando era porque todo estaba bien", señaló Rubia.

Fue el día 10 de enero cuando la mujer despertó con sangrado, al ser enviada a un hospital se confirmó la muerte de su bebé.

Activistas del Grassroots Leadership, quienes defienden a estos migrantes, fueron quienes recabaron esta información a través de un testimonio por escrito.