compartir en:

Vaya pleito que se cargan lo presidentes municipales de Huixquilucan y Naucalpan, luego de la clausura por parte de las autoridades naucalpenses, del restaurante Hooters, que se ubica en la plaza comercial propiedad de la familia de Enrique Vargas del Villar, en Ciudad Satélite. Tanto Edgar Olvera como Enrique Vargas han emitido sus versiones oficiales y circulan ya en redes videos del momento en el que clausuran la plaza y acude Vargas del Villar, acompañado de sus escoltas. Las autoridades naucalpenes emitieron un boletín en el que señalan que realizaron operativos en diversos establecimientos en donde se venden bebidas alcohólicas, e ingresaron al restaurante denominado “Hooters”, en donde aseguran, encontraron diversas irregularidades en temas de protección civil y normatividad, por lo que procedieron a la clausura del mismo, pero personal de seguridad de Vargas retiró los sellos y las autoridades naucalpenses volvieron a colocarlos. En el video del momento de la clausura, se observan jaloneos entre policías naucalpenses y escoltas del presidente municipal huixquiluquense para impedir esta acción, con el argumento de que no traían una orden legal para hacerlo. Vargas del Villar a través de sus abogados interpuso una denuncia en contra del presidente municipal Edgar Olvera , el comisario Arturo Rodríguez y el titular de Protección Civil Juan Armando Vigueras, por los delitos de allanamiento de morada, intento de extorsión e ingresar sin ninguna orden oficial al negocio, e incluso el edil huixquiluquense comentó que hay tintes políticos en estas acciones, debido a las aspiraciones del edil naucalpense rumbo a la gubernatura. En tanto el gobierno de Naucalpan inició también una denuncia penal, en contra de quien o quienes resulten responsables por el quebrantamiento de sellos, desobediencia y resistencia duran- te la clausura del establecimiento “Hooters” de Ciudad Satélite.

Bueno, pues con este pleito que inició por temas partidistas y continúa ahora en tribunales, los priistas y Ulises Ramírez deben de estar muy felices, pues al final este divisionis- mo mucho les favorece.