compartir en:

Autoridades de Gwinnett, Georgia, dieron a conocer la detención de un joven mexicano por lanzar insultos raciales, por lo que ahora el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), lo pusieron en hold, para enfrentar un proceso de deportación.

De acuerdo con versiones oficiales, Giovanni Barragán, de 20 años, se encontraba gritando en la acera de una calle de la localidad, lo cual provocó el pánico de algunos vecinos por lo que decidieron llamar al 911.

Al acudir las autoridades correspondientes uno de los policías le pidió que levantara sus manos, sin embargo, Barragán se sentó sentarse en el pavimento y comenzó a gritar “arréstame”, el agente trató de calmarlo, pero él no hacía caso.

Minutos después fue interrogado sobre si había bebido o consumido droga, pero el joven reaccionó de manera violenta, atacándose, asimismo.

“Comenzó a golpearse la cabeza con mi patrulla y luego se tiró al suelo y se revolcaba, por lo que lo esposamos”, declaró un policía.

Al ser detenido, el mexicano comenzó a insultar a los oficiales, por lo que tuvo que ser trasladado al centro de detención de Gwinnett bajo cargos de conducta desordenada.

 “Me dijo que yo era una vaca blanca y a un colega lo insultó también por ser negro. Dijo varias veces que los mexicanos eran mejores que nosotros”, agregó el agente.

 

No