compartir en:

Después del juego de la Champions en Londres contra Tottenham el miércoles pasado, el portero Gianluigi Buffon se dirigió directo a la ciudad de Florencia para estar presente en el funeral del capitán de la Fiorentina, Davide Astori, quien falleció el domingo tras sufrir un repentino paro cardiaco horas antes del juego contra el Udinese.

El arquero arribó a la Basílica de Santa Cruz y fue aplaudido por más de 15 mil aficionados que se congregaron a las afueras y quienes pintaron el aire de violeta con bombas de humo. El arzobispo de Florencia, Giuseppe Betori, ofició la misa, a la que sólo tuvieron acceso familiares, directivos, amigos y excompañeros como Francesco Totti o Filippo Inzaghi.

Tanto a la llegada del féretro a la basílica como a la salida los miles de aficionados elevaron bufandas y banderas violetas, se dejaron escuchar carretadas de aplausos y cánticos como los que se entonan cada juego desde la cabecera local del estadio Artemio Franchi.

“Por siempre nuestro capitán”, decía una de las pancartas, en medio de la marea violeta, a las afueras de la basílica donde hubo seguidores que no pudieron contener el llanto. Este domingo, la Fiorentina regresa a la actividad en casa para enfrentar al Benevento en el que será el primer partido sin Astori.

Fuente de la imagen: https://twitter.com/Mariazelzel/status/971773816568508418